A nivel mundial la agricultura es el principal consumidor de agua con más del 70\% del uso, utilizándola con una eficiencia de alrededor del 40\%. La disminución del agua disponible para la agricultura requiere que se incremente la eficiencia de uso. Una forma de incrementar esta eficiencia es cuantificar de forma precisa las necesidades hídricas de los cultivos para una adecuada gestión del riego. Las necesidades hídricas pueden estimarse a partir del valor de evapotranspiración del cultivo de referencia (ETo).

Pág. 80-88, 24-Jun, 370 kB